Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘madrid’

En un artículo que escribí el año pasado, comenté que estaba seguro que 2011 sería un año que sería inscrito en los libros de historia del futuro.

Hoy estoy más que seguro de ello.

Os pido dos minutos para que leáis concienzudamente este pequeño fragmento de un libro de Chomsky que tengo ahora mismo abierto ante mí.

“En una democracia con un funcionamiento adecuado hay distintas clases de ciudadanos. En primer lugar, los ciudadanos que asumen algún papel activo en cuestiones generales relativas al gobierno y la administración. Es la clase especializada, formada por personas que analizan, toman decisiones, ejecutan, controlan y dirigen los procesos que se dan en los sistemas ideológicos, económicos y políticos, y que constituyen, asimismo, un porcentaje pequeño de la población total. Por supuesto, todo aquel que ponga en circulación las ideas citadas es parte de este grupo selecto, en el cual se habla primordialmente acerca de qué hacer con aquellos otros, quienes, fuera del grupo pequeño y siendo la mayoría de la población, constituyen lo que Lippmann llamaba el rebaño desconcertado: hemos de protegemos de este rebaño desconcertado cuando brama y pisotea.

Así pues, en una democracia se dan dos funciones: por un lado, la clase especializada, los hombres responsables, ejercen la función ejecutiva, lo que significa que piensan, entienden y planifican los intereses comunes; por otro, el rebaño desconcertado también con una función en la democracia, que, según Lippmann, consiste en ser espectadores en vez de miembros participantes de forma activa. Pero, dado que estamos hablando de una democracia, estos últimos llevan a término algo más que una función: de vez en cuando gozan del favor de liberarse de ciertas cargas en la persona de algún miembro de la clase especializada; en otras palabras, se les permite decir queremos que seas nuestro líder, o, mejor, queremos que tú seas nuestro líder, y todo ello porque estamos en una democracia y no en un estado totalitario. Pero una vez que se han liberado de su carga y traspasado ésta a algún miembro de la clase especializada, se espera de ellos que se apoltronen y se conviertan en espectadores de la acción, no en participantes. Esto es lo que ocurre en una democracia que funciona como Dios manda.

Y la verdad es que hay una lógica detrás de todo eso. Hay incluso un principio moral del todo convincente: la gente es simplemente demasiado estúpida para comprender las cosas. Si los individuos trataran de participar en la gestión de los asuntos que les afectan o interesan, lo único que harían sería solo provocar líos, por lo que resultaría impropio e inmoral permitir que lo hicieran. Hay que domesticar al rebaño desconcertado, y no dejarle que brame y pisotee y destruya las cosas, lo cual viene a encerrar la misma lógica que dice que sería incorrecto dejar que un niño de tres años cruzara solo la calle. No damos a los niños de tres años este tipo de libertad porque partimos de la base de que no saben cómo utilizarla. Por lo mismo, no se da ninguna facilidad para que los individuos del rebaño desconcertado participen en la acción; solo causarían problemas.”

(Fragmento del ensayo “La Ingeniería del Consenso”, del lingüista y analista político norteamericano Noam Chomsky.)

 



El problema viene cuando las ovejas comprueban que son mayores en número, y además, infinitamente más capaces y preparados que sus pastores políticos, los cuales creen haberse hechos dueños del corral de forma indefinida.

Más tarde, las ovejas pueden darse cuenta que tienen herraduras en vez de pezuñas, y disponerse a galopar por encima del sector político con motivo de cambiar ese corral, el cual dejó de gustarle hace tiempo.

Ya están bramando, quizás mañana comiencen a pisotear con las herraduras…

Decía Robert Orben que la primavera es la manera que Dios tiene de decir: “¡Una vez más!”

El momento es ahora.



Read Full Post »