Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cinecito’ Category

Siguiendo la temática cine del post anterior, en esta ocasión quiero reflejar la que para mí es una de las escenas más emotivas y conmovedoras del cine contemporáneo, en un profundo diálogo sobre la experiencia, el amor, la vida y la madurez humana. Protagonizada por un joven Matt Demon y un increíble Robin Williams (que absorbe su papel de manera magistral, recibiendo un Oscar al mejor actor de reparto por esta interpretación), la película “El Indomable Will Hunting” nos deja este maravilloso diálogo que tiene lugar en un momento del filme en el que ambos se sientan en un banco a contemplar un lago; nótese el la simbología del lago que no hace sino proyectar a modo de espejo las interioridades más profundas de ambos.

 

 

“…¿Sabes que se me ocurrió? Que eres un crio, y que en realidad no tienes ni idea de lo que hablas. Es normal, nunca has salido de Boston. Si te pregunto algo sobre arte, me responderas con datos de todos los libros que se han escrito. Miguel Ángel, lo sabes todo: vida y obra, aspiraciones políticas, su amistad con el Papa, su orientación sexual… lo que haga falta, ¿no?. Pero tu no puedes decirme cómo huele la Capilla Sixtina. Nunca has estado allí y has contemplado ese hermoso techo. No lo has visto. Si te pregunto por las mujeres, supongo que me darás una lista de tus favoritas. Puede que hayas echado unos cuantos polvos… pero no puedes decirme qué se siente cuando te despiertas junto a una mujer y te invade la felicidad. Eres duro. Si te pregunto por la guerra, probablemente citarás algo de Shakespeare: “De nuevo en la brecha amigos míos”. Pero no has estado en ninguna. Nunca has sostenido a tu mejor amigo entre tus brazos esperando tu ayuda mientras exhala su último suspiro. Si te pregunto por el amor, me citarás un soneto. Pero nunca has mirado a una mujer y te has sentido vulnerable. Ni te has visto reflejado en sus ojos. No has pensado que Dios ha puesto un ángel en la Tierra para ti, para que te rescate de los pozos del infierno, ni que se siente al ser su ángel. Al darle tu amor, darlo para siempre. Y pasar por todo, por el cáncer. No sabes lo que es dormir en un hospital durante dos meses, cogiendo su mano, por que los médicos vieron en tus ojos que el término horario de visitas no iba contigo. No sabes lo que significa perder a alguien. Porque sólo lo sabrás cuando ames a alguien más que a ti mismo. Dudo que te hayas atrevido a amar de ese modo. Te miro y no veo a un hombre inteligente y confiado. Veo a un chaval creído y cagado de miedo. Eres un genio Will, eso nadie lo niega. Nadie puede comprender lo que pasa en tu interior. En cambio, presumes de saberlo todo de mí porque viste un cuadro que pinté y rajaste mi puta vida de arriba a abajo. Eres huérfano, ¿verdad?. ¿Crees que sé lo dura y penosa que ha sido tu vida, como te sientes, quién eres, porque he leído Oliver Twist?, ¿un libro basta para definirte?. Personalmente, eso me importa una mierda porque, ¿sabes qué?, no puedo aprender nada de ti, ni leer nada de ti en un maldito libro. Pero si quieres hablar de ti, de quién eres… estaré fascinado. A eso me apunto. Pero no quieres hacerlo, tienes miedo, te aterroriza decir lo que sientes…

Tú mueves chaval.”

 

 


Anuncios

Read Full Post »

Aprovechando esta tarde de martes, día del 12  de Octubre, fiesta nacional del Pilar, y que el tiempo no acompañaba mucho para salir por las calles de la ciudad hispalense, he decidido aplicarme en uno de esos propósitos que noseporqueextrañarazón los seres humanos nos planteamos como objetivos otoñales, y éste no es otro que el de introducirme poco a poco en el maravilloso mundo del séptimo arte, que a decir verdad últimamente tenía un poco en segundo plano. Con ayuda de un compañero que me ha aguantado durante un mes en mi estancia en Italia, me ha guiado en una larga lista de películas para visualizar durante esta temporada, comenzando por el cine clásico y pasando por todos los grandes directores del S. XX (Hitchkock, Kosturica, Kubrick, Kurosawa y un largo etcétera).

Pues entrando en materia, la primera película que he disfrutado ha sido “El Tercer Hombre”, obra maestra del cine de culto dirigida por el británico Carol Reed, y protagonizada por Joseph Cotten y Orson Welles (quién también codirige la película), y que como ya supóndreis recomiendo encarecidamente a todo aquel lector que se pase por éstas páginas.

No me pararé a analizar pormenorizadamente el filme, porque no tengo ni intención ni cualidades para hacerlo, simplemente quiero haceros llegar un mágnifico discurso que se produce en la película, discurso que no estaba en el guión de Reed, y que fue escrito por el propio Welles, y que es de estas escenas que te dejan pensando durante todo el día, dejando abierta una gran duda en áquel que tenga inquietudes sobre la vida, el destino y la existencia humana.

Sin más palabras, aquí os lo dejo:

“Recuerde lo que dijo no se quién, en Italia en treinta años de dominación de los Borgia no hubo más que terror, guerras matanzas… pero surgieron Miguel Ángel. Leonardo da Vinci y el Renacimiento; En Suiza  por el contrario tuvieron quinientos años de amor democracia y paz. ¿Y cuál fue el resultado? ¡El reloj de cuco!”.


Lo esencial es invisible a los ojos… 😀


Read Full Post »